miércoles, 21 de octubre de 2009

Algo sin importancia, para como están las cosas.

Me podreis tachar de egoista, de centrarme solamente en mis problemas, con la que está cayendo, con los males del mundo, con todo lo que hay al echar un vistazo alrrededor nuestro, pero me resulta imposible pasar mas de 4 horas sin la compañia de mi amigo Nolotil.

¿Las culpables...? Miradlas, que ricas ellas, ahí, escondidas dentro de mis encias, haciendose notar, diciendome en todo momento "estamos aquí, no te olvides de nosotras..."
Y un servidor preguntandose. ¿Porqué me ha tenido que venir el juicio a estas alturas?, con lo feliz que era yo sin pensar en las consecuencias de mis actos.

En fin, veremos lo que me dice el sr. maxilofacial, a ver si pierdo el juicio de nuevo; que ganas, os lo aseguro no me faltan.

1 comentario:

Rocío dijo...

Chico, a cada uno le duele lo suyo... Y un dolor de muelas no es moco de pavo... Si te sirve de consuelo, a mí aún no me han salido todas... así que no estoy libre aún del sufrimiento, aunque la dentista me aseguró de que no me iban a salir, que no iba a tener juicio nunca... ¡y yo tan feliz!